Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. . Accept
  • PRIMERA ÉPOCA

    1 photo

    Allá por el año 1999 compré mi primera cámara digital. Se trataba de una Samsung SDC-33 que me costó alrededor de 26.000 pesetas. Aún recuerdo la simpleza de su funcionamiento. Podemos destacar los siguientes puntos: Focal Fija, sin zoom. Sin flash. Sin pantalla trasera para visualizar las fotografías. Memoria fija para 45 fotografías, independientemente del tamaño de éstas. 0,3 megapíxeles (fotografías de 640 x 480). Conexión al ordenador mediante el puerto COM, con un cable incluido con la cámara y un software propio. Y no recuerdo más, la verdad. Por aquella época, aunque ya existían las cámaras con pantalla, eran un lujo que se me escapaba de las manos. La llevaba a todos lados en busca y captura de la fotografía perfecta, ya que, al menos, era bastante manejable en cuanto a peso y tamaño. Pensaba que aquél tamaño de 640 por 480 píxeles sería más que suficiente para ver una fotografía en una pantalla. La verdad es que eso era cierto en parte, teniendo en cuenta que la mayoría de los ordenadores soportaba una resolución máxima de 800 por 600 píxeles, y se veían muy bien. Pero luego, una vez visualizaba las fotos, a éstas les faltaba nitidez. Nunca llegó a convencerme del todo, y apenas la usé un par de años.

  • SEGUNDA ÉPOCA

    2 photos

    La calidad de las fotos de la Semana Santa del Año 2000 no fue la esperada, como ya he comentado. Meses después, termino los estudios, y más o menos en Julio, me llaman para varias entrevistas de trabajo en Madrid. Aprovechando que allí vive mi hermano, me marcho y me seleccionan en una de las empresas. Durante los meses de Julio y Agosto me forman y en septiembre empiezo a trabajar. Esto hace que me olvide un poco de la cámara, en parte por el trabajo, en parte por las pocas satisfacciones que ésta me ha proporcionado. Llegado el 2001, aunque la vida en Madrid conlleva muchos gastos, veo que puedo ahorrar, pero no me da para una nueva cámara antes de la Semana Santa. Dicha Semana Santa me pilla trabajando, y no recuerdo muy bien si esos días tengo vacaciones o no, por tanto, no sé si me quedo en Madrid o bajo a Linares. Creo recordar que sí bajé, pero no hay fotografías en mis discos, por lo que seguramente decidí no realizar ninguna con la Samsung. Pasan los meses y en Junio empiezo a ver algunos modelos por internet. La verdad, resulta aventurado comprar en internet, y más allá por el año 2001, pero nunca tuve miedo a estas compras por mi condición de informático y el hecho de conocer qué webs son seguras o no. Un día de Agosto me compro mi segunda cámara digital, en una página web, desde la oficina. Pago un total de 86.000 pesetas, aproximadamente, por la siguiente cámara: Se trata de una Fuji FinePix 2400Zoom. El por qué escogí esta, realmente, no lo sé, porque tampoco entendía todavía demasiado de cámaras ni de fotografía. Supongo que lo importante eran los megapíxeles y el zoom. No creo que me fijara en más… bueno, y en el flash, eso seguro. Después de que la anterior no tuviera flash, no quería volver a pasar por lo mismo. La cámara tenía las siguientes principales características: 1,9 (2,1 total) Megapíxeles efectivos. Focal 38-114 mm a 3,5F. Reconozco que ahora es cuando entiendo esto. Hasta hoy mismo ni lo sabía. Por tanto, la lente es una 38mm y el zoom, como indica el model, un 3x. Un zoom digital estra de 2.5x. Apertura 3,5-8,7. Enfoque automático, macro 10-80 cm y normal de 80-infinito. Exposición auto. Apertura máxima 1/1000 y mínima 1 segundo. Una única ISO 100. Medición de luz matricial. Balance de blancos auto y 7 modos más. 3 resoluciones (1600×1200, 1280×960 y 640×480). Pantalla trasera TFT de una pulgada y 55.000 píxeles. Tarjeta para almacenar las fotos SmartMedia de 8 Mb. Aún hoy día se venden, entre 5 y 10 euros en función de la capacidad… Recuerdo que eran buenas y fiables. Almacenamiento en JPG. Flash incorporado con varios modos, como auto, apagado, ojos rojos, de relleno o sincronizado. Disparo en ráfaga, hasta 3 fotos por segundo en 640×480. Conexión USB, que yo recuerde… La cámara funcionaba con 4 pilas tipo AA. Ni que decir tiene que compré, por lo menos, 3 recambios de pilas recargables y, si no recuerdo mal, al menos dos discos SmartMedia. No tendría que volver a casa a vaciar la cámara como ocurría con la anterior. El cambio fue brutal. La recibí a finales de agosto y en Madrid, por el trabajo, no la usaba mucho, pero cuando bajaba a Linares intentaba hacer todas las fotos que pudiera. La Semana Santa de 2002 me quedaba lejos aún, pero las Iglesias estaban ahí, así que toca rebuscar por los discos duros a ver qué encuentro… Consultando ahora páginas de la red, descubro que la cámara salió a la venta en noviembre del 2000 y fue una de las mejores cámaras de la época en cuanto a compactas se refiere. Hoy día, he visto alguna de segunda mano en Amazon por 49 dólares…

  • TERCERA ÉPOCA

    2 photos

    El 1 de Diciembre de 2002 adquirí la que fue mi tercera cámara digital, mi primera Nikon. Y la verdad es que a partir de aquí ya me quedé con Nikon, y no creo que vuelva a cambiar nunca. fue una cámara de segunda mano, propiedad, hasta entonces, de mi amigo y gran fotógrafo José Antonio Díaz. El modelo era una la Nikon Coolpix 5000. Una vez más, toda una revolución en el mundo de la fotografía para mi. ¿Y qué cambia en esta cámara con respecto a la anterior? Veámoslo: 5 Megapíxeles (frente a los 2,1 de mi anterior cámara). Focal equivalente a 28-85 mm, frente a la de 38-114 en mi anterior cámara. Apertura variable en modo manual. Por primera vez manejo este parámetro en manual. Lo mismo ocurre con la velocidad, que yo podía elegir a cuál disparar. Máxima de 1/4000. ISO 100, 200, 400 y 800. Para mi todo un descubrimiento. Pantalla trasera TFT abatible hacia la derecha, si no recuerdo mal. Varias resoluciones, siendo la máxima la de 2560×1704 en modo 3:2, frente a la de 1600×1200 de la anterior cámara. Debo reconocer que se podían obtener ya fotos en RAW, pero jamás usé esta opción. Enfoque de 2 cm. a infinito en macro y de 50 cm a infinito en modo normal. Por supuesto, batería propia del modelo con su cargador específico. Ya nada de pilas. La primera cámara que tuve que grababa video (hasta 60 segundos), aunque tampoco lo usé mucho. 5 puntos de enfoque. Ya estamos hablando de cosas que ni de lejos tenía mi anterior modelo. Recuerdo que también tuve un multiplicador x2 adaptado para la lente. Tarjeta Compact Flash. También incorpora zapata para usar flash externo, que, por supuesto, con el tiempo, adquirí. Aunque el cambio fue significativo, quizá la única decepción fue que por el precio de la cámara realmente, un servidor, esperaba más. El cambio, como digo, fue sustancial, pero ya no supuso toda una revolución como ocurrió con el cambio anterior.

  • CUARTA ÉPOCA

    2 photos

    Fue el año 2004 cuando di el salto a las cámaras réflex, sin saber muy bien qué significaba esto. No llevaba ni un año en Televisión Linares cuando, tras la rotura de la cámara anterior, decidí comprarme una cámara réflex. Tengo que decir que no sabía nada de lo que era una réflex ni de lo que dicho término significaba. Mi amigo y fotógrafo José Antonio se encargó de todo. Él la pidió y a él le llegó, y en él confié en cuanto a que sabía lo que podía gastar y sabía las necesidades que la cámara me podía ofrecer, como aficionado básico o novato total. La Nikon D70 fue, mi primera cámara, por tanto, con objetivos intercambiables. Compré el paquete que incluía objetivo, si no recuerdo mal, un nikkor básico 28-70, no muy luminoso. Pero claro, yo no tenía ni idea… y por muy poco dinero, mi amigo me encargó también un objetivo todo terreno, ideal para mi, que tuviera buen zoom y pudiera hacer fotografías de lejos. Además, él se compró otro igual, así que no podría ser malo si lo iba a usar para trabajar. Era un sigma 18-200. Y yo, encantado. Me costó eso de que el zoom lo tuviera que mover yo con la otra mano, y no sabía muy bien como mirar por el visor, pero la máquina era una maravilla. Mi compañero de trabajo Miguel Ángel Cañizares me explicó cómo entender el exposímetro que la cámara tiene cuando miras por el visor. Ese fue el primer gran paso para empezar a trabajar en manual. Con el exposímetro, me indicó que una de las ruedas de la cámara modificaba el tiempo de exposición y con la otra rueda se cambiaba la velocidad de obturación. Y conseguía equilibrar la entrada de luz y todo… gracias, Miguel Ángel. Otra cosa era que yo entendiera que un número F alto significara poca entrada de luz y que una velocidad baja implicara posible foto movida… pero todo llegó con el tiempo. Eso lo aprendí rápido. La Nikon D70 me proporcionaba esto: 6,1 Megapíxeles en un sensor DX (frente a los 5 de mi anterior cámara). Objetivos intercambiables. La focal depende ya del objetivo, ovbiamente. Apertura variable en modo manual, igual que la Coolpix. Lo mismo ocurre con la velocidad, que yo podía elegir a cuál disparar. De 30 segundos a 1/8000 segundos. ISO 200 hasta 1600 en pasos de 1/3 EV. Pantalla trasera TFT de 1,8 pulgadas con 130.000 píxeles. Resolución máxima de 3008 x 2000. Seguí sin usar las fotos en RAW. Motor de enfoque en la cámara. Aunque yo no sabía qué era esto por aquella época. Por supuesto, batería propia del modelo con su cargador específico. No grababa vídeo, pero tampoco quería que grabara… Creo que tenía también 5 puntos de enfoque, como la anterior cámara. Tarjeta Compact Flash (tipo I y II) y Microdrive. Zapata para usar flash externo, que, por supuesto, me servía el que tenía. Varios modos automáticos de exposición. No se puede decir que haya habido un cambio significativo en cuanto a prestaciones, ya que la Nikon Coolpix igualaba a esta en algunas cosas, y ésta mejora un poco algo de la Coolpix, pero no una gran diferencia. Pero, sin embargo, el aspecto sí que era otra sensación, la seguridad, el hecho de sentir que ahora sí que tenía una cámara de verdad, totalmente manual. Y cosas de cámaras reflex que es difícil que esté en compactas, al menos por aquella época: Ráfaga de 3 disparos por segundo. Medición de exposición matricial, central o ponderada. Compensación de la exposición +- 5EV… En fin, cosas que, por supuesto, aprendí a usar muy tarde y que poco a poco he aprendido, gracias a que las sucesivas cámaras también las tienen y uno termina por leer información por todos lados. Así que empieza, en esta cuarta época, mi verdadera inquietud por superarme día a día y por aprender todos y cada uno de los secretos de la fotografía. Un antes y un después. No réflex VS réflex. Así que a partir de ahora, cada época nueva es un afán de superación, la búsqueda de usar algo que la cámara actual ya no puede ofrecerme. El avance de la tecnología. El saber. El poder. La visión… PD: Al poco salió la D70s, corrigiendo algunos fallos de la D70, lo cual me dio un poco de rabia. La D70s tenía una pantalla LCD algo mayor, aunque con los mismos píxeles, un nuevo modelo de batería con mayor capacidad y un cable para el control remoto. También mejoraba el autofoco y el diseño de los menús. Cosa que se podía hacer en la D70 mediante firmware, pero que yo nunca hice pues seguía siendo novato en estos asuntos.

  • QUINTA ÉPOCA

    2 photos

    Comienza la época de la Nikon D90. Una cámara que busqué yo sólo, sin pedir ayuda ni consejo. Aprendiendo a leer, a comparar, a buscar por internet. Conociendo ya la vieja D70 y sabiendo, de antemano, mis limitaciones con dicha cámara y las innovaciones de la nueva. Y la compré por internet, en una tienda de Canarias, por un precio muy bueno en el cual se ha mantenido bastante tiempo, pagándola también desde la propia web de la tienda. Pasé unos días importantes de nervios esperando el pedido. Y llegó justo el Lunes Santo. Así que aquí empieza la gran época del aprendizaje de la fotografía, del interés por conocer otros fotógrafos, otras obras, otras formas de mirar el mundo. De momento, me limito a mejorar el cuerpo de la cámara, pero en meses comienzo a investigar objetivos, flashes y demás accesorios del mundo de la fotografía. La D90 contaba con una pantalla el doble de grande y nitidez, mucha nitidez. El cambio fue sustancial. En pocos meses comencé a disparar, además, en RAW; y aprendí a usar este formato de una forma impresionante, por su gran manejo del retoque que proporcionaba… y sigue proporcionando. Con el mismo objetivo (y único, por el momento) que usaba para la D70, las fotos parecían increíblemente mejores. La Nikon D90 me proporcionaba esto: 12,3 Megapíxeles en un sensor DX (frente a los 6,1 de mi anterior cámara). Objetivos intercambiables; esto ya ocurre en todas las réflex, ovbiamente. Todo en modo manual, como la apertura, la velocidad, la ISO… Velocidad 1/4000 máximo. Un punto menos que la D70(1/8000 segundos). ISO 200 hasta 3200 en pasos de 1/3 EV. ISO Expandida: Mínimo ISO Lo-1(ISO 100) y Máximo ISO Hi-1(ISO 6400). Pantalla trasera TFT de 3 (1,8 de la D70) pulgadas con 920.000 píxeles (frente a los 130.000 píxeles de la D70). Resolución máxima de 4288 x 2848 (3008 x 2000 tenía la D70). Por supuesto, negativo digital (RAW). Motor de enfoque en la cámara. Batería propia del modelo con su cargador específico. Grabación de vídeo con sistema LiveView (pantalla para ver lo que se graba, como los móviles…) 11 puntos de enfoque. Tarjeta SD. Zapata para usar flash externo. Varios modos automáticos de exposición. Y muchas, muchas cosas más. Varios modos de trabajar con el obturador, ráfaga de 4 fotos por segundo, medición de exposición matricial, central o ponderada; compensación de la exposición +- 5EV; disparo automático; Varios modos de exposición; reducción de ruido, seguimiento de enfoque, etc… aún Nikon conserva en su web todas las características de esta cámara. Así que aquí empieza la época del cambio, de la experimentación, del aprendizaje profundo. Ahora ya busco lentes, objetivos macros, accesorios, trípodes, fotos de larga exposición… y el cuerpo, por fin, ya permite ciertas florituras al respecto. A disfrutar.

  • SEXTA ÉPOCA

    2 photos

    La sexta época es posterior a la creación de esta web. Así que se puede decir que es la primera época tras la organización de todas mis fotografías cofrades a lo largo de los años para, posteriormente, enseñarlas al mundo entero a través de esta página. Y esta época empieza cuando, en diciembre de 2016 recibo, por fin, la Nikon D750. Tras más de un año pensando qué cámara adquirir para tener mejores prestaciones que las que me ofrece la D90, un año largo de mucha lectura y obtención de datos e información, comparación de precios de diferentes modelos, etc… Me recomendaron la D610 e incluso yo apuntaba a la D810, pero la D750 me pareció la mejor en cuanto a precio y prestaciones, con un sensor idéntico a las anteriores y ya solventado el fallo de fabricación de las primeras unidades. No voy a poner, como otras veces, las características de la cámara. Sólo pondré aquellas en las que se supera a la D90 con creces: 24,1 Megapíxeles en un sensor DX (frente a los 12,3 de mi anterior cámara). ISO 100 hasta 12800 en pasos de 1/3 EV. ISO Expandida: Mínimo ISO Lo-1(ISO 100) y Máximo ISO Hi-1(ISO +4). Pantalla trasera TFT con 1.200.000 píxeles (frente a los 900.000 píxeles de la D90). Resolución máxima de 6000 x 4000. Grabación de vídeo 4K. 51 puntos de enfoque (frente a los 11 de la D90). Doble ranura para Tarjetas SD. Y muchas, muchas cosas más. Supera en todo a la D90, con un manejo similar de menús. Wifi integrada que me permite, en unos segundos, descargar las fotos de la cámara al móvil. Un enfoque bestial. Y una ISO brutal, haciendo que el trabajar de noche o en condiciones pobre de luz sea todo un lujo, subiendo mucho la ISO sin apenas notar el grano. Una maravilla. Y lo mejor es que no me tengo que deshacer o malvender la Nikon D90. De hecho, con 4 objetivos ya, puedo ir con dos cámaras sin problema alguno. Lo que es un misterio es cuándo empezará la siguiente época…